Verte bien, sentirte bien

Verte bien, sentirte bien

El maquillaje, las lentillas de colores, un cabello cuidado, quizás con algunas extensiones, un rico perfume o una linda ropa, no sólo te permiten lucir bella, resaltando tus rasgos más agradables, sino que pueden lograr mucho más de lo que te imaginas. Sí, porque además de acentuar nuestros atributos naturales, corregir detalles e iluminar la mirada, ¡también mejoran nuestro estado de ánimo y autoestima! Está científicamente comprobado que los colores influyen en nuestro sentido de humor, por eso el maquillaje puede generar sensaciones placenteras, a través de los diferentes colores utilizados.

La Dra. Aurora Guerra Tapia, profesora de Dermatología de la Universidad Complutense de Madrid, en su dossier sobre maquillaje terapéutico, asegura que "la apariencia tiene que ver con la manera en que se afrontan los problemas. Una cara cuidada, lozana, aumenta la autoestima, mientras que un aspecto antiestético conduce a una disminución de la calidad de vida global". La imagen que dejamos ver de nosotras mismas tiene mucho peso en nuestra autoestima, seguridad y auto-confianza.

También se puede decir que mientras nos maquillamos estamos concentradas, manteniendo un ritmo respiratorio pausado, aspecto que favorece la reflexión y toma de decisiones asertivas. Además, cuando apreciamos los resultados frente al espejo nos ayuda a incrementar nuestra autoestima, por lo que nos sentimos más seguras a la hora de salir a enfrentar al mundo.

Las lentillas de colores, como otro elemento del maquillaje, sirven para destacar nuestra personalidad y poder crear un estilo propio, que nos hace única. Así, con pequeños detalles, podemos crear un enorme impacto.

Todos los comentarios

Deja una respuesta